50 aniversario de Teen Challenge PR

Share

El Presidente de Global Teen Challenge, Dr. Jerry Nance, visitó recientemente Puerto Rico para asesorar a Teen Challenge en la organización de una campaña para celebrar su 50 aniversario en la Isla.

Nance es autor de un libro que lleva el curioso título de “Finding the fun in fundraising” (Encontrar la diversión en la recaudación de fondos). Durante una conversación mantenida con líderes locales explicó que la historia de la recaudación de fondos comienza con Moisés, a quien Dios le habló de construir el tabernáculo, y siguió con el rey David, quien de su riqueza personal hizo la mayor donación para la construcción del templo y pidió a los líderes que dieran también con la misma actitud de ofrenda de sacrificio. Mencionó luego a Nehemías, señalando que él pidió ofrendas de tiempo, de recursos materiales, incluso para construir su propia casa. “Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento hay muchos ejemplos de recaudación de fondos con un propósito determinado”, dijo.

ACTITUD

Las enseñanzas que Nance transmite en su libro y en seminarios para líderes de Teen Challenge en distintas partes del mundo, parten de su propia experiencia. Luego de trabajar varios años al lado de David Wilkerson en campañas de evangelismo, en 1990 fue invitado a asumir como presidente de los centros Teen Challenge de Florida. “Yo no sabía nada de recaudar fondos y en Florida vi que podíamos hacer muchas cosas y para ello necesitábamos dinero. Lo primero fue vencer el prejuicio de que no es espiritual pedir dinero”, comentó.

En su libro “Finding the fun in fundraising”, Nance destaca varios puntos a tener en cuenta a la hora de planificar la recaudación de fondos para el ministerio. El primero de ellos es la actitud. “Debemos establecer relaciones con las iglesias y servirles. Tenemos una misión válida, pero eso no significa que la gente va a donar. Algunos líderes se enojan por eso y se amargan. La actitud lo es todo. Debemos trabajar y al mismo tiempo cuidar nuestra relación con Dios, tener comunión diaria con él y estar siempre dispuestos a servir a otros. Dios es nuestra fuente principal; él es el dueño de todo”, recalcó.

“La gente dona cuando ve que hay pasión por la misión”, dijo a continuación.  Él mismo es conocido por su pasión por ver a Teen Challenge extenderse alrededor del mundo para ayudar a más personas a salir de la adicción.

ADICCIÓN Y REHABILITACIÓN

Jerry Nance es Master en Couseling y PhD en Liderazgo y Educación. Desde el 2007 es presidente de Global Teen Challenge y viaja por el mundo capacitando líderes para este ministerio. Ejerce también la función de presidente de Teen Challenge Emerging Leaders College en Georgia y vive en este estado junto a su esposa Libby.

Lleva cuarenta años trabajando en el área de rehabilitación y es considerado un experto en el tema. “Actualmente se estima que en todo el mundo hay 246 millones de adictos a drogas y 457 millones que abusan del alcohol. Las cifras de muertes producidas por drogas y alcohol son muy altas: 3.5 millones de personas cada año. O sea, 9.587 por día, 400 por hora, 7 cada minuto. La adicción es una plaga de la humanidad. Afecta a todos los países, razas, géneros y clases económicas”, señaló.

Luego de dar estas escalofriantes cifras, Nance comentó el alto costo de la adicción. “El abuso de drogas tiene muchas víctimas. El costo financiero y emocional para las familias, las comunidades y las naciones es elevado. Los adictos adolescentes abandonan la escuela, los matrimonios se rompen, en las calles hay hombres y mujeres conduciendo bajo el efectos de drogas”, recalcó.

Sin duda, la dependencia de drogas no afecta solamente el cuerpo sino también el alma. “Un adicto pierde el trabajo, se arruina financieramente, se desconecta de la familia y tiene problemas legales. Cuando pierde el control de su vida, pierde la esperanza”, señaló Nance.

Según un estudio sobre la influencia de las drogas en la determinación de acabar con la propia vida, las personas adictas tienen seis veces más posibilidades de llegar al suicidio que la población en general. “Sin una razón para la esperanza, la vida libre de adicción no es posible. Sólo tienen por delante dos caminos: seguir drogándose o morir”, dijo con pesar el presidente de Global Teen Challenge.

En la actualidad Teen Challenge está presente en 122 países y cuenta con 1.400 centros con un programa de rehabilitación holístico, con base de fe. “Siguiendo el modelo implementado por David Wilkerson, fundador de Teen Challenge en 1958 en New York, este programa libera, restaura relaciones, provee esperanza que transforma la vida de hombres y mujeres, de jovencitos y jovencitas, alrededor del mundo. Tenemos centros en países como Eslovenia, Uzbekistán, Rumania, Mongolia, Rusia, Sudáfrica y muchos más. El 80% de los líderes de estos centros son graduados del programa, debidamente capacitados para ejercer el liderazgo”, concluyó.

Verónica Rossato

Comment with your Facebook account